El arte público, además de mejorar la calidad paisajística de los entornos donde se ubica, realiza una importante función de identidad y cohesión social, ya que permite a los ciudadanos convivir con las obras de arte y sentirlas como propias. Así se consigue fomentar el interés de la comunidad hacia la cultura, mejorar la calidad de vida de las personas que habitan en ese entorno y captar la atención de los visitantes que contemplan las obras.

Son muchos los motivos que llevan a un municipio o entidad a encargar la realización de una escultura para el espacio público, pero todos comparten una misma inquietud de comunicar a través del arte:

  • Acoger: Las esculturas crean espacios de bienvenida.
  • Conmemorar: Una obra de arte permite recordar personajes, hechos históricos, fechas o acontecimientos destacados.
  • Identificar: Los elementos artísticos distinguen y personalizan los espacios, de esta manera se convierten en puntos de referencia.
  • Cohesionar: Las esculturas pasan a formar parte del paisaje emocional de las personas que las rodean y se convierten en símbolos de identidad.
  • Compartir: Mediante la ubicación de las obras en espacios abiertos, se crean nuevos espacios de participación ciudadana.
  • Educar: El arte público fomenta la convivencia de las personas con el arte, promueve la educación y el interés por las manifestaciones artísticas.

BENITOartis® ofrece distintas opciones de obra escultórica que se adaptan a los objetivos y requerimientos de cada cliente.